Recetas Japonesas

Comida nipona sin salir de casa

Recetas Japonesas

Más que cualquier otra cocina del mundo, la cocina japonesa está diseñada para deleitar todos los sentidos. La comida japonesa es una experiencia completa, una delicia para los ojos, la nariz y el paladar.

Su respeto por el producto fresco de temporada se traduce en una cocina única, que se ha ganado un seguimiento internacional e influye en multitud de platos por todo el mundo.

Esta cocina está ahora al alcance de tu mesa con las recetas japonesas que te propongo a continuación. He querido adaptarlas a los ingredientes que tienes a tu disposición, y explicarlas de manera entendible para que te resulten muy fáciles de replicar en casa.

Sopa de miso

Si has visitado algún restaurante japonés alguna vez, seguramente habrás probado la sopa de miso. Se trata de uno de los platos más tradicionales de Japón, que se sirve prácticamente en cada comida.

Si eres un amante de este plato, hoy te daré las claves para que lo puedas hacer fácilmente en tu casa. Y créeme, te sabrá mucho mejor que la que has probado al salir a cenar fuera. Es súper fácil hacer una auténtica sopa japonesa de miso con sabroso dashi casero.

Sopa de miso

La mayoría de las comidas japonesas se sirven con un tazón de arroz al vapor y una sopa japonesa tradicional llamada Sopa Miso (味噌汁). Como la toman cada día, los ingredientes van cambiando, dependiendo de la estación, la región y también de las preferencias personales de cada uno.

Habitualmente, la sopa de miso consta de tres componentes: caldo dashi, miso (pasta de soja) y otros ingredientes.

¿Qué es Dashi? Dashi es un alimento tradicional en la cocina japonesa, y representa la base de la sopa. De hecho, la sopa de miso NO es una sopa de miso sin dashi, ya que es la parte más importante. Se trata de un caldo fundamental en este tipo de gastronomía, sin el cual no se entiende la cocina japonesa.

Hay varios tipos de dashi que puedes elegir para hacer sopa de miso. Si eres vegetariano o vegano, puedes hacer Kombu Dashi. De lo contrario, puedes hacer (Awase) dashi con kombu (algas marinas secas) y katsuobushi (atún seco y ahumado en escamas finas). Algunos prefieren hacer sopa de miso con Iriko Dashi (dashi de anchoas).

Puedes hacerlo tú mismo desde cero, o comprarlo ya preparado. Por lo general, siempre lo hago desde cero porque es mucho más simple y rápido que hacer caldo de pollo o vegetales. Todos los ingredientes para el dashi casero los puedes encontrar en las tiendas de comestibles japonesas y en la mayoría de las asiáticas.

Si prefieres la opción comercial para ahorrar tiempo, puedes encontrar dashi en polvo en muchas tiendas de comestibles asiáticas y online. Sin embargo, la mayoría de las marcas contienen GMS. Si vas a utilizarlo, agrega polvo de dashi justo antes de agregar el miso para maximizar el sabor.

Por su parte, el miso ((味噌) es una pasta de soja fermentada, y se elabora con semillas de soja, granos (arroz o cebada al vapor), sal y koji (un iniciador de la fermentación). Se deja fermentar en barriles de madera de cedro a temperatura ambiente de seis meses a cinco años. Dependiendo del tiempo de fermentación, tendrá un color más o menos oscuro, y también será más sabroso.

El tazón de sopa de miso japonés contiene unos 200 ml de líquido. La salinidad del miso varía según los tipos y las marcas, pero como regla general, se añade una cucharada (20 g) de miso por tazón de sopa de miso (200 ml de dashi).

Si te parece que la marca de miso que usas es demasiado blanda, puedes mezclar de 2 a 3 tipos de miso para obtener sabores más complejos. Hay muchos tipos de miso para elegir en Japón (¡como el queso!).

Y recuerde, NUNCA hiervas la sopa de miso una vez que le agregues el miso porque pierde sabores y aromas.

El resto de ingredientes se agregan, o bien antes de cocer o bien después, dependiendo del tiempo que necesiten para hacerse. Las verduras de raíz, como la patata, las zanahorias, o el nabo tendrán que ponerse antes, para cocinarlas a fuego lento y que se hagan bien.

Ingredientes que se añaden ANTES DE HERVIR DASHI:

  • Daikon
  • Cebolla
  • Kabocha
  • Patata
  • Nabo
  • Zanahoria
  • Almejas

Sin embargo, los ingredientes que se cocinan rápidamente, como las cebolletas, los puerros, mitsuba (hierbas japonesas), y yuzu se agregan justo antes de servir, ya que se hacen rápidamente.

Ingredientes que se añaden DESPUÉS DE QUE EL DASHI ESTÉ HERVIDO:

  • Repollo o col
  • Brotes de soja
  • Berenjena
  • Quingombó
  • Espinacas
  • Champiñones Shimeji
  • Hongos Maitake
  • Setas Enoki
  • Hongos shiitake
  • Aburaage (bolsa de tofu frita)
  • Tofu
  • Yuba (cuajada de soja)
  • Alga Wakame
  • Cebolletas verdes/ cebollino
  • Negi (cebolla verde larga)

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 15 minutos

Tiempo total: 30 minutos

Raciones: 2 personas

Ingredientes

Para el caldo Dashi:

  • 1 litro de agua
  • 20 g de kombu (algas secas)
  • 3 tazas de katsuobushi (escamas de bonito secas)

Para la sopa de miso:

  • 500 ml de dashi
  • 2-3 cucharadas de miso
  • Los ingredientes de tu elección:
  • 1 cebolleta (finamente picada)

Cómo hacer sopa de miso

  1. Empieza preparando el dashi. Limpia el kombu con un paño húmedo con cuidado de no lavarlo, pues le quitarías el sabor más importante. Después, ponlo en una olla con e agua, y deja que hierva a fuego bajo. Antes de que hierva retira el kombu o te amargará el plato.
  2. Añade el Katsuobushi y deja que hierva a fuego lento durante 30-60 segundos. Apaga el fuego y deja reposar el katsuobushi durante 10 minutos. Cuela el contenido y ya tienes listo el caldo.
  3. Ha llegado el momento de añadir los ingredientes que tardan más en cocerse. Si prefieres no usar los ingredientes de este tipo, puedes saltarte este paso.
  4. Una vez haya hervido, añade el resto de ingredientes como las setas o las hojas verdes. Igual que hemos indicado en el paso anterior, si tu sopa no contiene este tipo de alimentos, puedes saltar al siguiente paso.
  5. Lo siguiente es añadir lentamente el miso. Puedes empezar con dos cucharas de miso para 500 ml de dashi. Eso sí, una vez incluyas el miso, procura no hervir la sopa de nuevo, porque perderá todo el sabor.
  6. Ahora puedes añadir el wakame y el resto de ingredientes que no requieren cocción. Después, sírvelo inmediatamente.

NOTAS

En esta receta hacemos dos raciones de sopa de miso, por lo que tienes el doble de caldo que necesitas. Te recomiendo que lo guardes en la nevera y así podrás usarlo otro día.

Lo mejor es que intentes que no te sobre sopa, mejor guardar solo el dashi, ya que la sopa miso está más buena recién hecha. Sin embargo, si quieres guardarla, puedes dejarla enfriar a temperatura ambiente y luego guardarla en la nevera, pero no más de 24 horas. Asegúrate de que no hierve cuando la vuelves a calentar.

Sopa de miso: Propiedades

Los japoneses toman sopa de miso diariamente, ya que creen que esta deliciosa y sanadora sopa garantiza una buena salud. Estos son sólo algunos de los beneficios para la salud de la sopa de miso:

  1. Ayuda a mantener un sistema digestivo saludable: Con sus beneficiosos probióticos, beber sopa de miso ayuda a mejorar la digestión general y la absorción de nutrientes.
  2. Buena fuente de nutrientes: El miso es rico en minerales, así como en cobre, manganeso, proteínas, vitamina K y zinc. Beber un tazón de sopa de miso al día es como tomar un suplemento natural para tu salud.
  3. Bueno para los huesos: La sopa de miso proporciona muchos minerales que fortalecen los huesos como el calcio, el magnesio y el manganeso, lo que ayuda a reducir el riesgo de desarrollar osteoporosis.
  4. Mejora tu corazón: Se sabe que los compuestos químicos naturales del miso, como la vitamina K2, el ácido linoleico y la saponina, reducen el riesgo de enfermedades cardíacas y reducen el colesterol.

Ahora que has aprendido sobre los beneficios para la salud de la sopa de miso y cómo hacerla en casa, ¡espero que disfrutes de esta nutritiva sopa todos los días!

Más Recetas Japonesas

Receta Okonomiyaki

El Okonomiyaki (お好み焼き) es un plato japonés muy popular en los restaurantes japoneses, tiendas de comida, e incluso ha comenzado a aparecer en los puestos de comida callejera en algunos mercados.

Estas tortillas saladas (que no pizzas, como se suelen llamar en occidente) son realmente sabrosas. Tanto si eres un amante empedernido de la cocina japonesa como si no la conoces demasiado, seguro que esta receta te encanta.

Leer completo

Caldo Dashi casero

Si eres un amante de la cocina japonesa seguramente has oído hablar del caldo dashi. Bueno, lo más seguro es que si eres un amante de este tipo de cocina lo hayas probado varias veces, y si estás leyendo esto, seguro que estás deseando aprender a hacerlo en casa.

No es de extrañar, ya que una gran cantidad de recetas de cocina japonesa utilizan este caldo como ingrediente base, y saber hacerlo te ayudará a preparar esos platos que tanto gustan.

Leer completo

Furikake casero

Si furikake (ふりかけ) te suena a chino, o mejor dicho, a japonés, no te preocupes, porque es justo su procedencia. Se trata de un condimento para el arroz muy usado en este país, que sirve para aportar ese sabor umami a los platos.

Aunque se le conoce como un condimento para el arroz, el furikake es literalmente la sal y la pimienta de la cocina japonesa. Es tan versátil que puedes utilizarlo para animar instantáneamente cualquier plato suave, como ensaladas, sopas o cualquier cosa que se te ocurra.

Leer completo

Alga wakame, propiedades y recetas

Wakame (わかめ) es un alga comestible de sabor delicado y salado, muy utilizada en la cocina surcoreana, japonesa y china. Es un tipo de alga marrón, similar a las algas nori y kombu, pero su color se vuelve verde una vez que se rehidrata o cuece.

Junto con el aumento de la popularidad tanto de la dieta crudivegana, como de las dietas macrobióticas, wakame ha ganado popularidad en nuestro continente. Por eso, es un ingrediente que se puede encontrar fácilmente en nuestras fronteras.

Leer completo

Miso, qué es, tipos, propiedades y recetas

El Miso (味噌) es uno de los ingredientes que ha ascendido recientemente en la escala de los alimentos de moda, utilizándose en una gran variedad de formas por los chefs para añadir el misterioso sabor umami que en gran medida está ausente en la cocina española.

Sin embargo, en Japón y otros países de oriente se lleva empleando este "súper alimento" durante siglos como una herramienta para mejorar la salud general y añadir un sabor y profundidad excepcionales a su comida.

Leer completo

Ensalada Wakame

Hoy en día, usar algas para cocinar es algo bastante habitual, con la cocina fusión y la adaptación de platos asiáticos, las algas ya forman parte fundamental de nuestras vidas, sin embargo, no siempre ha sido así.

Antes las algas se consideraban deshechos del mar, y no resultaba nada apetecible la idea de comérselas. Si hace un años, alguien me hubiera dicho que la ensalada wakame iba a ser uno de mis platos preferidos y más recurrentes, no me lo creería.

Leer completo

Gyudon

Uno de los platos más populares en Japón es el Gyudon 牛丼, pues es una comida muy sabrosa y reconfortante que se prepara rápidamente y tiene ingredientes nutritivos como carne de ternera, cebolla, arroz y huevo.

¿Qué es Gyudon?

Se trata de un plato de carne de ternera en tiras finas, cocida en una mezcla ligeramente dulce de mirin y salsa de soja, y servida sobre arroz. De esta manera, el arroz absorbe todo el sabor de la salsa.

Leer completo

Taiyaki

Taiyaki 鯛焼き es un dulce clásico de los vendedores ambulantes en Japón, y es muy popular en las ferias y festivales callejeros del país. Se podría comparar a nuestros churros. No hay fiesta que se precie en la que no haya una churrería cerca, pues lo mismo ocurre con los taiyaki.

La delicia es tan popular en Japón que los vendedores pueden repartir hasta 800 unidades al día.

Leer completo

Tarta de queso japonesa

La tarta de queso japonesa es muy popular fuera de Japón debido a la exquisita combinación del sabor ácido y cremoso de la tarta de queso normal, con la textura aireada y suave del soufflé.

Ya seas un fan de las tartas de queso o no, este postre te encantará por su textura ligera y esponjosa, y su sofisticado sabor.

Leer completo

Sunomono (ensalada de pepino japonesa)

La ensalada sunomono es uno de los aperitivos más populares en las mesas de Japón. Un plato a base de pepino muy simple, muy fácil de preparar y listo en 15 minutos.

Sunomono (酢の物) realmente se refiere a todos los platos que tienen una base de vinagre (Su 酢 significa vinagre en japonés), o dicho de otra forma, que están levemente encurtidos.

Leer completo

A medida que los paladares se vuelven más aventureros, los comensales son más conscientes de su salud, y los ingredientes japoneses son ahora más fáciles de encontrar a nivel internacional, la comida japonesa se está volviendo cada vez más popular.

Rodeado de mar, los japoneses han hecho de la abundancia del mar una parte vital de su dieta, utilizando una gran variedad de pescados y mariscos, así como muchas algas marinas diferentes.

El fondo básico de la cocina japonesa, el dashi, rebosa de mar, pues se elabora a partir de algas marinas secas (konbu) y escamas de bonito secas.

Hay un dicho japonés que dice que una comida siempre debe incluir "algo de la montaña y algo del mar". La montaña está representada por una serie de verduras de temporada junto con el alimento básico, el arroz.

También se come carne y aves de corral, aunque éstas son menos importantes que la humilde soja, que aparece habitualmente en forma de tofu, miso (pasta de soja fermentada), y en la omnipresente salsa de soja.

Una serie de factores se unen para formar los principales elementos de la cocina japonesa. Las especialidades de temporada y regionales marcan la pauta general de la comida nipona. Las influencias históricas se pueden ver en la elección de los alimentos, las técnicas de preparación y la costumbre de comer ciertos alimentos en ciertas épocas del año.

La presentación de los alimentos es de suma importancia en la cocina japonesa, con un gran cuidado en los detalles, el color, la forma y el equilibrio.

El secreto para preparar recetas japonesas en casa, es la comprensión de unos pocos ingredientes muy sencillos, y de cómo se compone una comida; los métodos culinarios utilizados son en realidad muy fáciles de dominar.

Pero el requisito más importante de todos es simplemente el amor por la buena comida, preparada y presentada con un sentido de armonía.